El Concepto de Seguro de Decesos en España

El seguro de decesos supone un punto diferenciador importante en España con respecto al mercado asegurador europeo. A pesar de estar sometido a la misma normativa que los demás seguros en el resto de los países, no está clasificado entre los tipos de seguros que reconoce la Unión Europea.

Es lo que se conoce como “seguro no armonizado”, aunque su comercialización está permitida y además está marcada por una fuerte tradición en nuestro país. En el resto de Europa y en el caso de algunas compañías, se contrata como un seguro de vida riesgo.

El papel del seguro de decesos en España

En la actualidad el seguro de decesos se conoce técnicamente como “Ramo 19 distinto al de vida”. Y,  tuvo varias fases que han evolucionado con el paso del tiempo, principalmente incorporando nuevas garantías y/o prestaciones:

        • Seguro de riesgo cierto
        • Acceso a créditos
        • Incorporación de coberturas complementarias

En cualquier caso, una de las grandes diferencias con respecto al resto de seguros, es la prestación de servicios en un momento tan delicado, donde es difícil decidir con frialdad.

Es importante destacar que se trata de un seguro “finalista”, tal como se denomina en el argot, lo que significa que la compañía solo puede anular la póliza o denegar coberturas por falta de pago o declaraciones falsas en el estado de salud o la edad, siempre y cuando se haya aceptado el riesgo.

Un seguro sólido y tranquilizador

El seguro de decesos es el más extendido en España y su quiebra traería un problema social enorme. Por ello, las compañías siempre reservan una recaudación importante para la siniestralidad en las pólizas más antiguas, además de cuidar muy bien el servicio en las nuevas contrataciones.

En consecuencia, el seguro de decesos tiene una gran solidez, ejerciendo un papel tranquilizador para multitud de españoles asegurados.

Las principales coberturas del seguro de decesos en la actualidad

El seguro de decesos ha evolucionado hasta convertirse en una solución que va más allá del servicio en caso de fallecimiento. Hoy en día, las prestaciones de un seguro de decesos y servicios complementarios se pueden resumir en las siguientes:

        • Prestación o indemnización por un determinado capital establecido.
        • Gestión del servicio que incluye orientación, tramitación y gestión de documentos.
        • Coberturas complementarias, como asistencia sanitaria u hospitalización, entre otras.
        • Traslados nacionales e internacionales
        • Asistencia nacional e internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *